Llegada a Sri Lanka

Facebook
Twitter
Pinterest
Tumblr
WhatsApp

Sri Lanka es un nuevo destino en nuestra vuelta al mundo, un destino poco planeado, algo imprevisto, como tantos otros ya… Salimos de China y tenemos la sensación de dejar atrás una etapa muy importante en nuestro viaje, la de la Asia más clásica, para adentrarnos en otra Asia, la que está al final, la que hace de frontera con otra cultura, ésta es sin duda otra Asia.

¿Por qué Sri Lanka?

Algunos os preguntaréis qué pasó con nuestro paso por India, bien, os lo contaremos. Finalmente decidimos cambiar India por Sri Lanka, no es lo mismo, es muy distinto, pero de algún modo similar. Como ya habíamos tenido la suerte de visitar India, fue nuestro primer viaje lejano, nuestra Luna de Miel, creímos que sería muy interesante pasearnos un poco por la antigua Ceylon, y no nos equivocamos.

La ciudad colonial de Galle

Colombo pasó sin pena y sin gloria, una ciudad muy poco atractiva, muy caótica y sin demasiados puntos de interés, así que pusimos rumbo hacia el Sur, una ciudad colonial llamada Galle. En este punto ya empezamos a observar la esencia del país, siempre que te alejas de las ciudades masificadas y te adentras en las zonas más rurales encuentras lo que buscas. Y nosotros buscábamos la autenticidad, los colores, la espiritualidad, la jungla…

Alojamiento en Galle

Nos alojamos durante un par de días en un lugar espectacular, en Villa Templeberg. A unos pocos kilómetros del centro urbano de Galle, de dónde huímos nada más llegar, se ubica esta gran mansión que te transporta a otra época de Sri Lanka, cuando era colonia europea. La estampa de la villa es insuperable, encumbra una pequeña colina rodeada de jungla, de monos y de cientos de pájaros de diferentes especies. Si hay algo que destacar por encima de todo es la paz y tranquilidad que encontrarás en este lugar.

Con buena comida, aquí probamos por primera vez las delicias de la cocina cingalesa, con buena compañía, tanto por la propietaria, una sueca crecida en Nueva Zelanda que ha decidido retirarse en Sri Lanka, como por todos los empleados que no dejan de sonreír y estar pendientes de traerte más té o café, si buscas unos días de relax y un cuartel general desde donde hacer excursiones a los puntos de interés más cercanos, ésta es sin duda una muy buena opción.

 

Qué ver en Galle

Los alrededores en esta zona, más allá de Galle, son maravillosos, aparte de estar durmiendo a escasos metros de la jungla pero resguardado de ella en el gran confort que Villa Templeberg te otorga, aquí puedes reunirte con los locales en un templo cercano, descalzarte como ellos y subir una pequeña montaña hasta alcanzar el gran buda que protege el pequeño poblado, encontrarás también pequeños mercados donde venden toda clase de frutas y verduras que nunca has visto pero que seguro saben de maravilla. Y la tónica general de sonrisas y saludos, de cortesía por todas partes, de conversaciones curiosas, porque la gente de Sri Lanka es, sin ningún lugar a dudas, sincera y amable.

No olvides lo importante que es viajar siempre asegurado. En la imagen de más abajo puedes comprar tu Seguro de Viajes con un 5% de descuento, puedes ahorrarte mucho dinero si eres previsor.

Seguros IATI

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.